martes, 12 de abril de 2011

ENSAYO: COMUNITIES OF PRACTICE

ANÁLISIS DE COMUNIDADES DE PRÁCTICA BAJO UN CONTEXTO SOCIOLÓGICO, PEDAGÓGICO Y TECNOLÓGICO   

                                                                                                                                                                   

El mundo de hoy va cada vez más deprisa, debido en gran parte a la globalización y al acelerado auge tecnológico, el cual ha generado cambios en la conducta, costumbres y la forma de aprender de las personas que ya no son agentes pasivos, sino que buscan explicación de las cosas, que interactúan y reaccionan haciendo uso de la razón y las nuevas tecnologías. Esa necesidad de interacción que tiene el ser humano para aprender y construir conocimiento, ha generado el concepto de comunidades de práctica (CoP) el cual ha sido utilizado por diversas organizaciones como  herramienta para gestionar el conocimiento de las mismas, más allá de los límites de los sistemas formales de las organizaciones.
En el presente ensayo se pretende analizar las comunidades de práctica bajo un contexto sociológico, pedagógico y tecnológico como bases fundamentales de análisis de cualquier comunidad de práctica.
El término comunidades de práctica fue introducido por primera vez por Wenger, quien desarrolló el concepto para referirse a grupos de personas que comparten una preocupación o una pasión por algo que ellos hacen y con lo que aprenden a hacerlo mejor,  por medio de la interacción regular (1). A partir de esta definición dada por Wenger, es evidente como una comunidad de práctica tiene características generales de una comunidad social, en la que se evidencia algún tipo de relaciones espaciales; encuentros de discusión, sentido de pertenencia, un lenguaje común  y unos límites. La dimensión social de las comunidades de práctica abarca aspectos fundamentales como: el ser individuos sociales (miembros de una comunidad) y sujetos primordiales de las actividades desarrolladas en la comunidad de práctica y las redes humanas.

De esta manera en una comunidad de práctica apoyada en tecnologías de la información y comunicación (TIC) , también conocida como comunidad virtual, se resalta la importancia de fortalecer la red humana antes de la virtual porque la base de toda comunidad es su componente social. De acuerdo con Diego Ernesto Leal en (4) “tener espacio virtual no es tener comunidad”, error que cometen algunas organizaciones las cuales consideran que al contar con un portal para publicación de contenidos, aparece de forma automática una comunidad. Es decir, que los miembros de una comunidad serán el sujeto más activo en una comunidad virtual y quienes garantizarán su éxito a través de interacciones sociales productivas para la comunidad.

En toda comunidad sea práctica o no, hacen ingreso muchos miembros que con el transcurrir de los días van desertando porque perdieron el interés o no tenían tanta vocación como creyeron en un comienzo; pero aquellos que realmente están pensando en ampliar sus conocimientos y la capacidad de disertación, se mantienen no solo para compartir lo que saben del tema que interesa a todos, sino porque esas vivencias que se generan entre discusión y discusión, o el hallar solución a los problemas que cada uno plantea, les otorga el placer de alcanzar una meta y poder celebrarla cuando el interés de cada uno converge en un conocimiento mayor, más profundo. Aunque lo ideal sería una participación activa de todos los miembros de una comunidad, no siempre se presenta esta situación. En una comunidad de práctica los miembros comúnmente son divididos en participantes centrales, participantes activos y miembros periféricos tal como sustenta Wenger en (3). El grupo central que participa en foros, debates, que identifica problemas y que es el que más se involucra en las diferentes actividades de la comunidad, resulta siendo el corazón de la comunidad. En otro nivel está el grupo activo al cual pertenecen miembros de la comunidad que asisten regularmente, son un grupo pequeño. En un tercer nivel se ubica el grupo periférico que se mantiene al margen y observa las actividades del grupo central o del activo, buscando oportunidades para las diferentes actividades en forma semiprivada (2).

En el mundo de los negocios normalmente se encuentran comunidades de práctica formadas para solucionar problemas, completar tareas específicas de algún proyecto o para unir personas alrededor de un propósito. En el campo educativo encontramos comunidades de práctica donde grupos de personas que activamente aprenden el uno del otro, bien sea de manera formal o informal (5), también solucionan problemas y se complementan en actividades determinadas.
Hay diversidad de comunidades y aunque cada una de ellas tenga diferentes direcciones, el factor común de todas ellas es el desarrollo humano. Al hablar de desarrollo humano, se hace alusión al desarrollo del hombre en todo su contexto, pero en especial al del conocimiento, ya que gracias a éste se ha llegado lejos.
El aspecto tecnológico ha sido fundamental en este desarrollo del conocimiento respecto a las comunidades de práctica. Actualmente, estamos rodeados de una gran variedad de redes en el ciberespacio debido al avance de la tecnología, algunas de estas redes comunican personas que comparten y construyen conocimiento. Este tipo de redes implica el enlace de personas con intereses y fuentes de conocimiento comunes. Debido a esa gran interacción el conocimiento está en constante evolución y cambio, debido a la participación y experiencias de los integrantes de las redes. George Siemens  explica en (6) que “las conexiones entre ideas y campos dispares pueden crear nuevas innovaciones”. Es decir, gracias al avance tecnológico de la internet con herramientas como foros virtuales, chats, webinars, ha impactado positivamente la generación y distribución del conocimiento, debido al hecho de que existen redes en las cuales se discuten el conocimiento actual y se transforma. Es por eso que actualmente el crecimiento del conocimiento es exponencial. Por tal razón resulta apropiado traer a colación la idea de Siemens en (7) donde resalta que el conectivismo es la idea de que las decisiones se basan en fundamentos que cambian rápidamente. 
En las organizaciones se busca gestionar el conocimiento de los empleados por medio de comunidades de práctica, donde el aprendizaje informal se destaca como la fuente principal de conocimiento dentro de una organización para mejorar sus prácticas y lograr ser más eficiente. Dentro de una comunidad de práctica se puede intercambiar diferentes tipos de conocimientos que pueden llegar a ser más fáciles de comunicar que otros. Por ejemplo el conocimiento explicito es el que puede ser fácilmente comunicado y almacenado (8). El conocimiento explicito incluye bases de datos, publicaciones escritas, procedimientos y reglas. Por el contrario en una comunidad el conocimiento tácito resulta difícil de comunicar, el cual incluye ideas y conocimientos, hechos, historias, prejuicios, conceptos erróneos y la capacidad de inventar soluciones a los nuevos problemas a través de la creatividad. El conocimiento tácito es compartido y extendido a través de socialización, que no necesariamente tiene que ser frente a frente sino por medio de herramientas tecnológicas.
Las comunidades de práctica tienen a su alcance la gran capacidad que les otorga el desarrollo tecnológico de los medios de comunicación, los cuales contienen infinitas posibilidades de ahondar en sus estudios y en el intercambio de sus contenidos, permitiéndoles maximizar la interrelación con personas de diferentes culturas, lugares geográficos, profesiones, etc., que tienen en común el estudio y profundización de un tema en particular con el cual desarrollan más su aprendizaje.
De lo expuesto en este ensayo se concluye que toda comunidad de práctica puede ser analizada desde un marco sociológico, pedagógico y tecnológico. Estos no son elementos aislados en este tipo de comunidades ya que, se soportan entre sí; como se vio, la naturaleza social del hombre es interactuar y generar conocimiento nuevo el cual puede ser apoyado por TIC’s. El factor principal en toda comunidad de práctica es el social, pues sin el fortalecimiento del factor humano en cualquier comunidad carecería de sentido y fracasaría todo intento de construcción de conocimiento a partir de interacciones sociales. En toda comunidad cuando se tiene una interacción social fortalecida se observa  el dinamismo, la versatilidad y las proyecciones que permite el aprendizaje informal.

REFERENCIAS
(1) Wenger
(2) Cultivating communities of practice: a guide to managing knowledge - seven principles for cultivating communities of practice.
(3) Wenger, E. (1998). Communities of Practice. Learning Meaning and Identity. Cambridge University Press.

(4) Galvis, A., Leal, D. (2005). Criterios de evaluación de herramientas de apoyo a comunidades virtuales.

(5) De la enseñanza al aprendizaje: desordenamientos educativo-comunicativos en los tiempos, escenarios y procesos de conocimiento.

(6)Siemens - Connectivism - Learning as Network-Creation - 2005 – ASTD, en http://www.astd.org/LC/2005/1105_seimens.htm
(7) Connectivism-Siemens-Downes-A Learning Theory for the Digital Age.pdf
(8) Tacit – Explicit and Specific – General Knowledge Interactions in CoPs.       Iunç Medeni. Japanese Advanced Institute of Science and Technology, Japan.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Locations of visitors to this page